Guadalajara, Jal., a 22 de septiembre de 2021.-A pesar de la recuperación de cierto nivel de agua en diversas fuentes, ésta podría no ser suficiente para el abastecimiento del Área Metropolitana de Guadalajara, señaló el Dr. Carlos Javier Escudero Santiago, profesor investigador de Ciencias Biotecnológicas y Ambientales, del Decanato de Diseño, Ciencia y Tecnología de la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG).

Los problemas con el abastecimiento de agua para la población fueron anunciados por las autoridades a principios del año 2021, con el registro de bajos niveles del líquido en la Presa Calderón y por lo tanto cortes y reducciones en el suministro para diversas colonias de los municipios que conforman el área metropolitana.

La carencia de agua, comentó el investigador, se debe a varios factores como el cambio climático, altas temperaturas, crecimiento poblacional, alteraciones en el balance hídrico (que es el equilibrio entre todos los recursos hídricos que entran y los que salen de un sistema, es decir la sumatoria de la lluvia, el escurrimiento superficial y subsuperficial de agua, infiltración y el agua que se pierde por evaporación, extracción, etc.).

“Ha llovido, el temporal se atrasó, a diferencia de años anteriores, sin embargo, la recuperación no es del 100%. Según datos de la Comisión Estatal del Agua Jalisco (CEA) y la Comisión Nacional del Agua (Conagua), el Lago de Chapala, es la principal fuente de agua potable para el Área Metropolitana de Guadalajara donde vivimos cerca de 5 millones de personas, el 70% por ciento se extrae de este depósito natural de agua para ser tratada para después llegar a los hogares”, explicó.

En el año 2018 hubo una recuperación dado al temporal intenso llegando alrededor del 80% de su capacidad; este año 2021, se ha recuperado apenas el 56% de la capacidad del lago. Este cuerpo de agua está protegido por un programa de ahorro y almacenamiento de 2 mil hectómetros cúbicos de agua desde el 2014. Otras fuentes de abastecimiento como la Presa Calderón, con las lluvias, ha presentado una recuperación de cuatro metros, pero no se ha recuperado en un 100%.

“Esperemos que siga lloviendo, que el agua se canalice a otros lugares donde pueda ser almacenada, en Jalisco llueve, pero no se distribuye el agua hacia las zonas en que se tienen que reservar, hay desvíos a agricultura, empresas y otras actividades productivas”, agregó.

Para el final de la temporada de lluvias lo más seguro es que se tenga una recuperación en los niveles de agua de las fuentes de suministro, pero no la suficiente ante las necesidades de la población, que crece y no cuida el líquido, así también a la gran demanda industrial.

Del 100% del agua que llueve en México, cerca de 70% se evapora; en Jalisco el porcentaje es casi el mismo. Se extrae más de lo que se recupera y esto debería invertirse. Alrededor del 85% del país sufre de una crisis hídrica lo que hace importante el cuidar el vital líquido, enumeró el investigador.

En Jalisco las temperaturas han sido extremas, ha llovido en periodos anómalos y aunado a lo anterior se tienen problemas de contaminación o mala calidad para su consumo. En Guadalajara, cerca del 5% del agua residual, se trata, el porcentaje restante no recibe tratamiento y se vierte a cuerpos receptores sin depuración, solo Zapopan trata alrededor de un 25% de sus aguas residuales.

En Jalisco, se destina un 68% de su agua al sector agrícola (2 mil 293 hectómetros cúbicos de agua), y este Estado es uno de los de mayor importancia en actividad agropecuaria a nivel Nacional, tan sólo para producir un kilo de carne vacuna, se necesitan 31 mil litros de agua, lo que este sector en un gran consumidor del recurso.

“Es enorme la cantidad de agua que se necesitan para las actividades del sector agrícola e industrial. Hay poca agua disponible, además se contamina, se presentará una crisis en el recurso. Las ciudades de Jalisco consumen el doble de agua que las ciudades consideradas sostenibles, de acuerdo a informes del SIAPA (Sistema Intermunicipal de los Servicios de Agua Potable y Alcantarillado). Esto muestra la necesidad de mejorar de administración y uso de los recursos a nivel federal y estatal”, comentó.

El estado, presenta a su vez un déficit de cobertura de plantas de tratamiento que puedan depurar toda el agua residual doméstica e industrial que se genera lo que implica un impacto adverso a cuerpos receptores. La cuenca Lerma-Santiago, son las dos cuencas más contaminadas de la región y se necesita mayor cobertura en los sistemas de tratamiento.

“Es necesario dar a conocer estos datos para estar informados y para sensibilizar a la población de la situación que se vive a nivel local y regional sobre el recurso hídrico, fomentando una cultura de cuidado del agua desde nuestros hogares, estamos a tiempo de mejorar nuestros hábitos”, finalizó el Dr. Escudero.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here