Por: José Cruz Delgado

Un 7 de junio sin Silvano fue el mejor homenaje a la Libertad de Expresión

 Se acabaron las sonrisas fingidas de funcionarios

 Por primera vez que yo recuerde, no se llevó a cabo el evento oficial en el que el gobierno del estado de Michoacán celebra el 7 de junio el Día de la Libertad de Expresión, pero a nadie le extrañó porque eso ya estaba cantado por el propio mandatario Silvano Aureoles Conejo.

Y la verdad fue algo sano, porque así se acabaron las pasarelas, los besa-manos y las sonrisas hipócritas de los funcionarios que supuestamente los sentaban en las mesas de los comunicadores dizque para convivir, pero a leguas se notaba la incomodidad de los mismos pues era por compromiso que desayunaban los suculentos “chilaquiles con huevo” o “aporreadillo” que ofrecía el gobernador a sus invitados.

Pero además, realizaba un rifa de regalos como premio de consolación, tablets, chalecos, grabadoras y televisiones para mantener contento al gremio, aclara, no es mi intención ofender a nadie.

Tuvo razón la Coordinadora de Comunicación Social Julieta López Bautista al señalar que de todos modos no quedaba bien el gobernador con los periodistas, mucha razón, pero tampoco los periodistas quedaban bien con el gobernador, así que están a mano ¿No?

Pero sin duda, el mejor homenaje al gremio periodístico que es que no haya celebrado el 7 de junio, porque no había nada que celebrar, luego de las marchas y protestas contra los actos represivos realizadas por los comunicadores, el mejor homenaje es que hubiera pagado los convenios de publicidad con los medios de comunicación.

Por otro lado, Silvano se comprometió a reabrir las carpetas de investigación de los compañeros asesinados y desaparecidos y sus familiares están esperado que cumpla su palabra. Ojalá la cumpla, aunque difícil de creer.

Por cierto, el diputado Roberto Carlos López García dijo que poco o nada hay que celebrar en el Día de la Libertad de Expresión pues el gremio periodístico es altamente vulnerable y vapuleado impunemente sin que haya una respuesta gubernamental, al igual que el resto de la sociedad michoacana los periodistas se encuentran en total indefensión.

Tiene mucha razón señor diputado, pepo recuerde que en una reunión celebrada en el Congreso del estado entre una comisión de diputados y periodistas en la que usted estuvo presente, junto con Wilfrido Lázaro Medina, un representante de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, entre otros legisladores, les planteamos que se reabrieran las carpetas de los expedientes de los compañeros asesinados y desaparecidos, la creación de la Fiscalía Especial para Periodistas, la creación de un fideicomiso para apoyar a los compañeros asesinados y desaparecidos y la creación de un programa de vivienda que por cierto, dichas demandas fueron plagiadas por el gobernador Silvano Aureoles Conejo.

Así que no venga con cuentos y quiera sentirse, al igual que Wilfrido Lázaro Medina mártir o paladín de los periodistas se requieren acciones concretas y si usted hubiera querido, desde ese día se hubiera comprometido a luchar por esas justas demandas, pero no lo hizo y tuvo que esperar hasta el 7 de junio para expresar su supuesto sentir. ¡Déjese de hipocresías!

Y sí, somos parte de la sociedad y tiene razón al señalar que “no hay actividad que no sea alcanzada por la violencia y las manos criminales, lo mismo una ama de casa, un estudiante o comerciante están expuestos a ser violentados, ya no hay rumbo ni horario en las ciudades, los delincuentes operan a cualquier hora y en cualquier parte”, expresó.

Otro oportunista fue el diputado Juan Pablo Puebla Arévalo, al asegurar que Michoacán requiere de esquemas efectivos en la protección del ejercicio periodístico, esto a fin de garantizar la libertad de prensa sin mesuras y con la seguridad jurídica requerida.

Señor diputado, al igual que su compañero Roberto Carlos déjese de hipocresía y no lamente desaparición de Salvador Adame Pardo, propietario de Canal 6TV del municipio de Múgica, quien está desaparecido desde el pasado 18 de mayo, salga con el gremio a la calle y proteste, pero no lo hace porque lo regaña su jefe Silvano.

El diputado Sergio Ochoa Vázquez dijo que las plagas están afectado el campo en el Valle de Apatzingán y faltó quien se mofara de él y dijera que la plaga es él y que ya no hayan como quitárselo de encima además que ni campesino es.

Ochoa Vázquez, aseguró que es urgente combatir al trips, ya que representa una amenaza a la producción de limón y con ello una gran afectación a la economía de la región, “el limón en Tierra Caliente es el sustento, es la forma de vivir de la población, necesitamos poner mucha atención y ayudarles”.

La única manera de ayudarles es no meter sus manos en la región señor diputado, bueno eso es lo que dijeron porque no lo pueden ver ni en pintura y hoy están arrepentidos de haber votado por usted. Afortunadamente va a regresar de donde salió: Del anonimato, eso sí, rico porque ya estaba en la bancarrota

En 17 años, en Michoacán 14 periodistas han sido asesinados o desaparecidos y en prácticamente todos los casos, la huella del narcotráfico ha estado presente, pero también, estos crímenes se han caracterizados porque a la fecha, no han sido resueltos.

También ha habido un gran número de agresiones contra comunicadores por parte de funcionarios públicos, lamentablemente han quedado impunes, solapados por los gobiernos en turno.

El 6 de julio de 2010 del reportero Hugo Alfredo Olivera Cartas, en Apatzingán, fue asesinado en Apatzingán, propietario de la Agencia de Noticias ADN

Jaime Arturo Olvera Bravo, fue asesinado el 9 de marzo de 2006, en La Piedad

El 8 de diciembre de 2007 fue asesinado a balazos Gerardo Israel García Pimentel, quien se desempeñaba como reportero del diario La Opinión de Michoacán.

El 12 de julio de 2009, Martín Javier Miranda Avilés, quien se desempeñaba como corresponsal del periódico Panorama del Oriente de Zitácuaro, fue encontrado sin vida en el interior de su domicilio particular. El agraviado fue privado de la vida con un arma blanca.

El 4 de junio de 2008 es asesinado Miguel Ángel Villagómez Valle, director del periódico “La Noticia de Michoacán”.

Otros casos de periodistas asesinados son los ocurridos el 28 de abril de 1999 en contra de Ramiro Ramírez Duarte, en el municipio de Zacapu; el 8 de diciembre de 2007, es asesinado Juan Pablo Solís, en Tuxpan; el 10 de abril de 2010, tras varios días secuestrado, es hallado sin vida en Morelia, Enrique Villicaña Palomares, en tanto que el 2 de mayo de 2013, hallan sin vida a Rosa María Ríos Campos, también en esta capital del estado.

Pero además de los asesinatos de los periodistas arriba mencionados, otros comunicadores fueron “levantados” y hasta la fecha, nunca más se ha sabido de ellos, como el caso de Mauricio Estrada Zamora, que fue “levantado” el 12 de enero de 2008, del diario La Opinión de Apatzingán.

Otro caso de un periodista desparecido, ocurrió el día martes 6 de abril de 2010 cuando Ramón Ángeles Zalapa, corresponsal del diario estatal Cambio de Michoacán, fue levantado y ya jamás se supo nada de él.

José Antonio García Apac, periodista originario de Acapulco, Guerrero, director del semanario ECO de la Cuenca de Tepalcatepec, fue privado de la libertad l 20 de noviembre de 2006Las últimas personas que tuvieron contacto con él fueron sus hijos, mediante una llamada telefónica.

Otro caso es el de María Esther Aguilar Cansimbe, reportera del Diario de Zamora y Cambio de Michoacán, que desapareció el 11 de noviembre de 2009.

Chistian Axel López Cruz, desaparecido en el 2006.

Otro de los casos es el de Salvador Adame Prado, propietario de Canal 6TV del municipio de Múgica, quien está desaparecido desde el pasado 18 de mayo

A la fecha, 7 de junio de 2017, en Michoacán, los asesinatos en contra de periodistas, se mantienen en el olvido, paradójicamente, en el archivo muerto.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here