Por: José Cruz Delgado

Diputados mediocres y desmemoriados

Adriana Hernández repudiada por su Distrito y quiere ser senadora

Pascual Sigala: Hipócrita

Wilfrido Lázaro Medina fue alcalde de Morelia, su gestión fue gris y la verdad fue un mandato sin importancia a los morelianos los trató con la punta del pie y actualmente es diputado y se atreve a criticar al gobernante en turno, pero ambos son iguales, Wili no sirvió para nada y Poncho Martínez igual. Están Cortados con la misma tijera.

Wilfrido es dizque presidente de la Comisión de Justicia y Protección Civil y hoy entienda por qué cuando Daniel Moncada denunció ñas condiciones en que labora el cuerpo de Protección Civil se quedó callado, pues siendo alcalde los mandó por un tubo y tampoco se dignó a mejorar sus condiciones de trabajo ni laborales.

La seguridad fue un fiasco y hoy se atreve a decir que Morelia es muy insegura que hacen falta más acciones pero cuando él estuvo desgobernando a los Morelianos en nada mejoró la seguridad, robos a casa-habitación y asaltos a transeúntes se dispararon y hoy critica lo que nunca pudo hacer, si tuviera vergüenza mejor se quedaba callado pues ambos son iguales de inútiles.

Y es que ante el incremento de delitos, Wilfrido Lázaro urgió reglamentar Ley de Cultura para La Paz y también llamó a reabrir el Centro Estatal de Prevención Social y Participación Ciudadana que se encuentra actualmente cerrado y debiera generar diagnósticos y recomendaciones enfocadas a la prevención del delito, ello ante el claro crecimiento de los índices delictivos y violencia que registra Michoacán, principalmente y hoy exigió al gobernador del estado para que instruya a las dependencias a fin de que se reglamente la Ley de Cultura de Paz y Prevención de la Violencia y la delincuencia que fue promulgada y valorada por él mismo desde octubre pasado.

¡Vaya desmemoria!

Al igual que Poncho Martínez quiere volver a desgobernar Morelia, qué bueno que los morelianos no son desmemoriados y no olvidan los agravios de Wilfrido ni tampoco el calvario que están padeciendo con el actual alcalde llamado “Lord negocios”.

Y siguiendo con el tema, sucede que otra diputado de nombre Ariana Hernández Íñiguez, actualmente presidenta de la Junta de Coordinación Política del Congreso de Michoacán, anda muy activa queriendo ser senadora cuando en su Distrito La Piedad no la pueden ver ni en pintura pero se dice que es apoyada por la gente de Jesús Reyna García y pese a que es repudiada la quieren imponer, sin embargo no creemos que en el PRI sea del agrado pues es una figura que solamente adorna el Congreso por su belleza y eso nadie lo duda pero es una insignificante, mediocre y gris legisladora.

Precisamente, hace unos días dijo que Michoacán necesita tener más empleos, mejor remunerados que mejoren la calidad de vida de los ciudadanos y esto sucederá gracias a organizaciones como la Federación de Organizaciones Obreras Femeniles (FOOF) que nadie sabe qué diablos será eso pero como se acercan tiempo de elecciones están surgiendo agrupaciones como la de Mario  Magaña Juárez quien quiere una posición sin merecerla: Por cierto está en la mira de la inepta Auditoría Superior de Michoacán porque no ha desvanecido una observaciones cuando fue director del Colegio de Bachilleres.

Y es que ante el incremento de delitos, Wilfrido Lázaro urgió reglamentar Ley de Cultura para La Paz y también llamó a reabrir el Centro Estatal de Prevención Social y Participación Ciudadana que se encuentra actualmente cerrado y debiera generar diagnósticos y recomendaciones enfocadas a la prevención del delito, ello ante el claro crecimiento de los índices delictivos y violencia que registra Michoacán, principalmente y hoy exigió al gobernador del estado para que instruya a las dependencias a fin de que se reglamente la Ley de Cultura de Paz y Prevención de la Violencia y la delincuencia que fue promulgada y valorada por él mismo desde octubre pasado.

¡Vaya desmemoria!

Al igual que Poncho Martínez quiere volver a desgobernar Morelia, qué bueno que los morelianos no son desmemoriados y no olvidan los agravios de Wilfrido ni tampoco el calvario que están padeciendo con el actual alcalde llamado “Lord negocios”.

Y siguiendo con el tema, sucede que otra diputado de nombre Ariana Hernández Íñiguez, actualmente presidenta de la Junta de Coordinación Política del Congreso de Michoacán, anda muy activa queriendo ser senadora cuando en su Distrito La Piedad no la pueden ver ni en pintura pero se dice que es apoyada por la gente de Jesús Reyna García y pese a que es repudiada la quieren imponer, sin embargo no creemos que en el PRI sea del agrado pues es una figura que solamente adorna el Congreso por su belleza y eso nadie lo duda pero es una insignificante, mediocre y gris legisladora.

Precisamente, hace unos días dijo que Michoacán necesita tener más empleos, mejor remunerados que mejoren la calidad de vida de los ciudadanos y esto sucederá gracias a organizaciones como la Federación de Organizaciones Obreras Femeniles (FOOF) que nadie sabe qué diablos será eso pero como se acercan tiempo de elecciones están surgiendo agrupaciones como la de Mario  Magaña Juárez quien quiere una posición sin merecerla: Por cierto está en la mira de la inepta Auditoría Superior de Michoacán porque no ha desvanecido una observaciones cuando fue director del Colegio de Bachilleres.

Y bueno, esta mujer que tuvo confrontaciones con sus mismos compañeros diputados que querían destituirla de la Junta de Coordinación Política debería ir pensando en el retiro pues no creo que ni para alcaldesa la quieran.

Hernández Íñiguez también habló de los trabajos que realiza el Poder Legislativo y que representan un importante avance para Michoacán, ya que, dijo, ésta es la primera vez que el Congreso dejó a un lado los intereses personales y de partido y ha logrado grandes acuerdos en beneficio del Estado y sus ciudadanos.

La verdad es que no sabe de qué habló ni a qué trabajo se refiera pues ella no ha hecho nada más que estar de adorno porque de trabajo ¡Nada!

¡Vergüenza debería darle¡

Otro desvergonzado es el duranguense Pascual Sigala, el llamado “Virrey de  del Congreso” al señalar que en Michoacán como en México es necesario seguir trabajando para dignificar la función pública y entender que lo políticamente correcto es lo legalmente permitido».

El también presidente de la Mesa Directiva del Congreso del Estado señaló, que por años en México, se ha atestiguado cómo prácticas políticas nocivas para el bien público trasgreden la legalidad y propician impunidad, al sobreponer el interés particular sobre el bien común.

Se da baños de pureza pero este diputado es quien ha practicado esa políticas nocivas e interpone sus intereses personales pero como ya se siente gobernador nadie se atreve a criticarlo y además dijo que “por años hemos conocido casos de exfuncionarios que pese a tener cuentas pendientes transitan por la vida pública sin ser sancionados, al amparo acuerdos e intereses políticos que lejos de fortalecer el Estado de Derecho lo debilitan”.

Si fuera tan honesto y pulcro debería dar los nombres, esos nombres que los michoacanos conocen y él sabe perfectamente que tienen cuentas pendientes pero nada ha hecho y ni hará porque son de su propio partido así que señor diputado déjese de adornarse y haga algo por los michoacanos denuncie y exija que se aplique la ley sea quien sea y no venga con estupideces y quiera dorarle la píldora a la gente que supuestamente va a representar.

Ojalá que el Sistema Nacional Anticorrupción, y sus similares en las entidades federativas sobre los que han venido trabajando los Congresos locales y que buscan erradicar de fondo este tipo de prácticas de manera que, quienes infrinjan la ley al amparo de la función pública que desarrollan, asuman su responsabilidad y sean sancionados pero en Michoacán téngalo por seguro no va a funcionar porque hay muchas complicidades incluyendo al titular y prepotente de la Auditoría Superior de Michoacán José Luis López Salgado quien por cierto, se dice que por órdenes de Sigala les quitó algunas prestaciones a los trabajadores.

Por cierto, se comenta que la ASM es una agencia de colocaciones y que los diputados, en su mayoría tienen a sus amigos y familiares ahí aunque no reúnan el perfil y por eso que este personaje se siente intocable porque ex alcaldes que ahora son diputados y legisladores en turno le deben favores.

Este personaje dijo que “n nuestro estado conocemos bien las dolencias que genera el desaseo y el manejo irregular de los recursos públicos, por ello se ha asumido con toda determinación combatir de origen esos efectos entendiendo que lo políticamente correcto nunca debe estar reñido con la legalidad”.

Ojalá y empezara por Leonel Godoy, Fidel Calderón y Lázaro Cárdenas Batel quienes fueron los que la dieron en la madre al estado, dice la gente pero que están siendo protegidos por un apellido caduco y por funcionarios.

Por cierto que se comenta que la diputada Yarabí Ávila, quien es la presidenta de la Comisión Inspectora de la Auditoría Superior de Michoacán tiene también a su gente la citada dependencia y se queda callada ante tantas irregularidades cometidas por López Salgado.

Otra legisladora como Andrea Villanueva Cano, ex secretaria de la Coordinación de Comunicación Social  del Congreso, que por cierto mal dirige Jaime Márquez, es enemiga número uno de los periodistas, anda que no cabe porque anda buscando la candidatura del PAN a la presidencia municipal de Morelia y habla de planeación y conminó a los legisladores de la 73 Legislatura, aprobar diversas reformas que tienen la finalidad de capitalizar esfuerzos y direccionarlos de manera estratégica entre las 10 regiones del estado.

Pocos diputados son los que se salvan y realmente trabajan, son muy productivos, entre ellos Daniel Moncada Yarabí Ávila y Raymundo Arreola Ortega que por cierto señaló que “las legislaturas locales deben estar siempre pendiente de la evolución y dinamismo del derecho y efectuar de una manera completa la facultad de legislar en la materia que compete, debiendo de reformar todos aquellos ordenamientos jurídicos en que impacten los decretos legislativos que se emiten como poder legislativo”, ello al presentar la iniciativa de reforma al artículo 2° de la Ley de Entidades Paraestatales del Estado.

El legislador, integrante del Grupo Parlamentario del PRI en el Congreso del Estado, detalló en su exposición de motivos que fue necesario presentar esta iniciativa de reforma a la Ley de Entidades Paraestatales toda vez que en su artículo segundo se establece que serán consideradas entidades paraestatales las descritas en el artículo 46 de la Ley Orgánica de la Administración Pública del Estado, la cual fue actualizada en el año 2015,  y quedó conformada solamente por 41 artículos,  dejando intacto el artículo 2° de la Ley Orgánica de la Administración Pública del Estado, lo que genera la inaplicabilidad de dicho precepto normativo al contener una remisión a un artículo inexistente.

 El diputado explicó que estas dos leyes son la base fundamental de la organización y funcionamiento de todo el aparato administrativo del Poder Ejecutivo, que tiene que efectuar su actuar en beneficio de los gobernados y siempre con estricto apego a la normatividad para cumplir de manera cabal y con el principio de legalidad establecido en la propia constitución.

“De allí que es nuestra responsabilidad el mantener el ordenamiento jurídico a nivel local perfectamente armonizado con la constitución federal y local en un primer momento, pero también armonizado entre sí”, dijo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here